LA LUNA
En este mundo esotérico que nos movemos y en el cual nos sentimos tan agusto, cabe mencionar sin duda una presencia única y de gran fuerza energética, que aunque callada y silenciosa, mueve mareas, crea misterios, endulza las miradas y hasta crea vida… hablamos sin duda de la Luna.
Esfera mágica, que a más de uno nos ha ayudado a vislumbrar hechos venideros, así como a conjurar para nuestra salud y la de los demás deseos e ilusiones.
En esta entrada vamos a darle una parte importante y vamos a ir viendo, según en que fase esté, cual es el gran potencial que nuestra Luna es capaz de ofrecernos.
CUARTO CRECIENTE
En esta fase la luna la veremos solo con luz en su lado derecho y es la etapa en la cual podremos utilizar toda su energía en crear hechizos o pensamientos para atraer, para visualizar mejor nuestro yo interior, desarrollar nuestra clarividencia o preparar nuestra fertilidad, ya que el organismo en esta fase responde a su energía de atracción y empieza a desarrollarse y a crear nuevas defensas biológicas.
En aspecto negativo cabe señalar que tenderemos a engordar más, ya que el cuerpo está predispuesto a recuperar y a recibir, Pero sin embargo para tratamientos corporales sería la etapa ideal.
Para cabello y uñas es donde más fortalecido lo vemos, asi pues si hemos de retocar nuestro corte de pelo que mejor fase que ésta ya que se repondrá mejor y crecerá más vigoroso. (por ende es todo lo contrario para depilaciones ojo!!).
LUNA LLENA
En esta fase nos encontramos a una luna totalmente redonda, llena de luz.
Es en esta fase donde la luna es absolutamente poderosa y es utilizada para limpiezas de objetos de protección, revitalización del ser, hacer conjuros o pensamientos de energías positivas y desarrollar nuestro don.
Biologicamente hablando, nuestros cuerpo, al igual que ella, se hincha, retiene líquidos y nos vemos sometidos a presiones. La luna en su influencia nos embriaga y estamos más predispuestos a las ensoñaciones y en personas más sensibles a cambios de humor drásticos sin saber muy bien porqué la causa.
No es una buena fase para empezar ninguna dieta, por lo arriba antes mencionado, 
LUNA MENGUANTE
Nos encontramos con la mitad izquierda de su cara iluminada.
Perfecta fase para realizar limpiezas de hogar o personas, asi como hechizos o conjuros de alejamientos, liberalizaciones, y purga de enfermedades.
Fisicamente el cuerpo empieza a liberar toxinas, se depura, así pues es una etapa femomenal para ejercitarnos y ayudar a nuestro organismo a expulsar todo aquello que nos sobra; por esto mismo empezar una dieta en esta fase asegura en gran medida que podamos llevarla de mejor forma y en tiempo menos denso.
LUNA NUEVA
No la busques en el firmamento,  no la verás. 
En esta fase nuestra aliada carece de luz, pero sigue estando ahí. Es un período de reflexión, de buscar el yo interior, de meditar y llegar a conclusiones espirituales.
Es un periodo de descanso vital y tendemos, y es bueno que lo hagamos, a la soledad beneficiosa y al silencio.
El cuerpo se recupera, Es muy recomendable en esta fase hacer ayuno para justamente dejar descansar a nuestro cuerpo y crear una limpieza orgánica mucho mayor.
Buen período para dejar vicios y enfocar la vida con mucha más positividad creando nuevos proyectos o ideas.
La luna siempre nos ayuda, y al igual que los enamorados la regalan, el universo en su justo equilibrio nos la donó para equilibrar nuestras «mareas vivas» espirituales.

¡COMPARTIR!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.