Arquitectura y numerología

Veneramos las construcciones de las antiguas civilizaciones. Las conservamos, cuando viajamos no podemos dejar de visitarlas y es que hay una atracción al culto que va más allá de muchas cosas.

Desde la Edad Medieval…

Los grandes maestros, arquitectos, considerados sabios en la antigüedad, poseían grandes conocimientos esotéricos. De esta manera encontramos la Numerología aplicada a gran cantidad de sus construcciones. Fórmulas matemáticas basadas en la geometría euclidiana y la aritmética indo-árabe con relaciones y simbologías mágicas.

Desde el antiguo Egipto y Grecia, se empleaban las medidas del cuerpo humano para la construcción de grandes espacios, lo vemos representado en un claro ejemplo con el Hombre Vitrubio de Leonardo Da Vinci. Empezó a utilizarse la medida de «una pulgada» que no era nada más que la referencia de un dedo pulgar sobre una superficie, equivalente a 2.5 cm.

Nada de trazar sin sentido, a ojo… todo era estrictamente medido a través de fórmulas matemáticas para la construcción de columnas, bóvedas… todo a través de la «archiconocida» proporción Áurea. Esta establece una perfecta proporción entre el Todo y cada una de las partes de la construcción.

… hasta el Modernismo

En el momento que estos sabios arquitectos se ponían frente un nuevo proyecto, aplicaban todo su saber matemático y numerológico. De aquí conocemos a uno de los más destacados, Antoni Gaudí, quien tiene gran presencia arquitectónica en la ciudad de Barcelona.

Podemos observar la relación entre arquitectura y numerología perfectamente clara en las construcciones de las catedrales de la edad media. Su proporción, su distribución, sus formas geométricas basadas en los 12 números sagrados.

La Unidad: El círculo, lo identificamos en los rosetones de los pórticos, donde vemos entrar la luz del sol. El todo, el dios único.

La Cruz: Representa la dualidad, la fuerza del numero 2. Lo vemos identificado en la base en forma de cruz de la catedral. Dos direcciones: horizontal y vertical.

La Trinidad: Los 3 pórticos de la fachada son su representación, el número 3, el triángulo. También queda representado en algunas de las bóvedas.

El Cuadrado: Dentro del rectángulo de la proporción áurea se ve representado. Es el símbolo del divino equilibrio. Muchas veces encontramos la forma cuadrada en la estructura de las columnas.

El diseño sobre el plano debía ser perfecto, las proporciones correctas y la puesta a punto tal y como iba a quedar la construcción. Hoy en día contemplamos la belleza de estos edificios, los estudiamos y nos damos cuenta del impresionante contenido que llevan dentro.

Las casualidades no existen, todo existe por un motivo y los arquitectos medievales lo tenían muy claro su motivo y su motivación hacia ello.

***

Recuerda si deseas información más personalizada o una consulta sobre un tema en concreto, nuestras videntes-tarotistas están galardonadas por el foro Celta a su alto nivel de aciertos y recomendadas en la guía de tarot videncia. En el 806499480 o 911112853VISA.
Esperamos os sirva de ayuda está información!

© Tarot Infinito 2019

¡COMPARTIR!